Una guía rápida para saber a qué prestar atención luego del invierno. Cuidados en el exterior, interior, aceite, fluidos y neumáticos.

¿Cuáles chequeos deben realizarse en el auto con el fin del invierno? 

El invierno maltrata los autos. Ahora que los meses más fríos han quedado atrás, es hora de evitar reparaciones y gastos innecesarios mediante un buen mantenimiento y chequeo del auto en la estación que arranca. Los problemas pequeños y ocultos podrían aumentar si no examinas tu vehículo después del invierno. Acá van algunos tips para ayudarte:

1. Limpiar el exterior

Un completo lavado y encerado es lo más importante para tu auto una vez que el invierno haya terminado. La conducción en invierno puede causar una gran cantidad de suciedad en el camino, escombros y, lo peor de todo, sal acumulada. Permitir que la suciedad se acumule en el vehículo puede afectar la pintura y el acabado, al tiempo que la acumulación de sal puede provocar óxido y otros problemas graves.

2. Limpiar el interior

  • Alfombrado y tapicería ,
  • Asientos (con una toalla húmeda),
  • Consola (con cuidado evitando conexiones eléctricas),
  • Todos los compartimentos (limpios y organizados),
  • Ventanas (interior y el exterior con un limpiador de ventanas y con una toalla seca),
  • Espejos,
  • El baúl (aspirar y revisar el estado de la llanta de auxilio y kit de seguridad).

3. Chequear los faros

Verificá que los faros delanteros estén limpios por dentro y por fuera para mejorar la visibilidad durante la noche.

4. Reemplazar las escobillas

Descongelar, congelar y raspar sobre parabrisas helados puede hacer que las escobillas se curven, doblen y se agrieten. Medí las escobillas viejas y revisá el manual del automóvil para el tamaño correcto antes de quitar las viejas para instalar otras nuevas.

5. Verificar las correas y mangueras

Hacé un control minucioso debajo de tu capó para asegurarte de que el motor de tu automóvil haya pasado el invierno sin problemas. Específicamente, revisá las correas y las mangueras para asegurarte de que las bajas temperaturas no las hayan vuelto frágiles o muy gastadas.

6. Chequear el nivel del Refrigerante/Radiador

Revisá tu refrigerante para asegurarte de que no sea demasiado viejo, un factor importante para evitar el sobrecalentamiento a medida que las temperaturas suben gradualmente.

7. Chequear el nivel de aceite y otros fluidos.

El limpiaparabrisas, el freno, el radiador y los fluidos de la transmisión (para nombrar algunos) deben inspeccionarse. Lo mismo con el aceite y su cambio. Si encontraste que alguno de los fluidos es inusualmente bajo, es una indicación de que probablemente exista una fuga.

8. Reemplazar los filtros

El automóvil probablemente tenga cuatro filtros principales: de aceite, de habitáculo, de aire y de combustible. Todos deben cambiarse de manera regular. Entrar en la primavera con filtros obstruidos causará una disminución notable en el rendimiento.

9. Verificar la batería

El sistema eléctrico de un automóvil, incluidos el motor de arranque y el alternador, trabaja duro en invierno y puede ser costoso. Sé especialmente cauteloso si los faros delanteros parecen más tenues o si las ventanas ruedan lentamente: la batería del automóvil puede estar funcionando mal.

10. Chequear el desgaste y la presión de los neumáticos

Hacé una inspección visual y aseguráte de que tus llantas no estén excesivamente gastadas. Verificá el desgaste desigual. Esto puede ser un indicio de que simplemente puede ser el momento de unaalineación.

La presión de los neumáticos es especialmente importante en la primavera. A medida que la temperatura del aire se enfría durante el invierno, la presión de los neumáticos disminuye, lo que probablemente nos lleva a inflar más en estos meses. Pero a medida que el aire se calienta nuevamente en la primavera, la presión de los neumáticos puede aumentar.