El sistema de frenos de nuestros coches es el elemento de seguridad activa más sometido a desgaste, y por ello, es muy importante llevar a cabo un buen mantenimiento del mismo. Pero, ¿cómo saber si las pastillas y discos de freno están en buen estado?

1. Si cuando pisas el freno lo sientes duro, es síntoma de que las pastillas de freno están sucias, pueden tener grasa, aceite o algún fluido, o puede que estén cristalizadas.

2. Si al ir circulando por autopista, notas una vibración al frenar, lo más seguro es que los discos de freno estén alabeados. Es hora de cambiarlos.

3. Si el pedal de freno se hunde cuando lo pisas, puede haber una fuga en el circuito de frenos o puede que las pastillas estén excesivamente desgastadas. Acude rápidamente a tu taller de confianza para que revisen el sistema.

4. El ruido chirriante en los frenos puede deberse a que las pastillas son nuevas, pero si llevas un tiempo con ellas, es síntoma de que están gastadas.

5. Si para frenar tienes que llevar el pie muy al fondo, y te da la sensación de que la frenada debería ser mejor, es síntoma de que las pastillas están llegando al fin de su vida útil, o que los discos están gastados.