Cambia el hábitos y no apoyes tu mano en la palanca de cambios

Es muy común que en ciertas situaciones apoyes tu mano derecha sobre la palanca de cambio, bueno, si tienes esta costumbre, abandónala inmediatamente. Esta acción puede ser muy nociva pues la presión termina desgastando las piezas internas y ejerciendo un roce innecesario que dañará poco a poco al sistema.

Ama al neutro

Cuando el auto esté detenido no dejes el auto en primera. Por supuesto que esto es una cosa de práctica, pero recuerda, cuando no estés en marcha pon tu auto en neutral y saca el pie del embrague, así evitarás que el mecanismo se desgaste.

Al salir en una pendiente, usa el freno de manos

No todos los autos tienen el sistema de asistencia en pendiente y por eso debes seguir este consejo. Cuando te encuentres en una subida muy inclinada no uses el embrague para no moverte hacia atrás, pues sólo contribuirás al desgaste del sistema. Te recomendamos mejor apoyarte en el freno de mano y no abusar del también denominado

Piensa las marchas

No sacas nada con subir en cuarta y acelerar a fondo para avanzar en la pendiente. Tampoco ahorrarás bencina utilizando siempre el cambio más alto, la idea es no exigir al motor la fuerza que no puede darte. Es mejor bajar el cambio y evitar  graves fallos mecánicos.

El pie BIEN LEJOS del embrague cuando quieras descansar el pie embrague.

Une revisión profunda

Finalmente, debes revisar el nivel de lubricante para tener una conducción más fluida y que no existan desperfectos futuros.