A diferencia de los motor diésel, la temperatura de los motores de gasolina no basta para incendiar la mezcla de aire y combustible. Por tanto, habla en este contexto también de un encendido por chispa. Para cada encendido por chispa se requiere una bujía de encendido. Para cada cilindro hay generalmente una, raramente también dos bujías de encendido en el compartimento de motor. Proporcionan en el momento adecuado una pequeña chispa necesario para la combustión que finalmente pone le motor en marcha. Las bujías de encendido modernas han de emitir más de mil chispas por minuto.

Cuando la bujía está desgastada, los síntomas son fallos completos en el arranque que llevan a un funcionamiento irregular del motor y la pérdida total del cilindro que conlleva fuertes sacudidas. Si bien los fabricantes indican para sus bujías un rendimiento previsto, no se establece un intervalo de cambio recomendado. Para detectar si ha llegado al final de su vida útil se ha retirar primero. Si encuentra sedimentos negros en el electrodo o la ranura entre ambos electrodos es demasiado pequeña se debería cambiar. Hay calibradores especiales tipo moneda para bujías de encendido con lo que se puede determinar la distancia con la precisión de una décima de milímetro. No se necesitar cambiarla si presenta coloraciones de beige a castaño oscuro. En tal caso se pueden limpiar la bujía de encendido y ajustarla nuevamente.

Limpiar y ajustar las bujías de encendido

Restos marrones y ligeramente arenosas así como un gran distancia entre los electrodos causar enseguida síntomas que indican un defecto de las bujías de encendido.

En tal caso un cambio no es necesario. Más bien se deberían limpiar las bujías de encendido exhaustivamente y ajustarlas posteriormente. Se procede de la forma siguiente:

Paso 1: Desmonte todas las bujías y recuerde a qué cilindro corresponde.

Paso 2: Tome un cepillo de alambre de latón para eliminar el hollín y la suciedad gruesa. Dado el caso también puede quitar los restos de suciedad con un trapo ligeramente mojado de la carcasa.

Paso 3: Con un calibrador de bujías de encendido tipo moneda puede comprobar la distancia entre los electrodos colocando el borde plano entre ellos. Si es mayor que los 0,6 mm habituales (véase las indicaciones del indicador) tiene que volver a ajustar los electrodos de tierra metálicos de nuevo golpeando las bujías de encendido ligeramente sobre el compartimento de motor. Cuando esté en condiciones debería volver a montar las bujías tras limpiar las roscas con un cepillo metálico. Encontrará una instrucciones más abajo.

Paso 4: A partir de temperaturas de 400°C es posible que la bujía de encendido queme los residuos por si misma. En trayectos cortos no se alcanzan nunca esta temperatura por lo que tras la limpieza y el reajuste conviene conducir al menos 30 minutos por la autovía. Así también se pueden detectar posibles errores de montaje.