Aunque cada vez hay más vehículos equipados con frenos de mano eléctricos, todavía existen muchos más que montan el típico de palanca. Con el uso y el paso del tiempo, el cable se destensa y es necesario ajustarlo de nuevo para que cumpla su cometido a la perfección

Para solventar el problema hay dos opciones: llevar el coche al taller o arreglarlo uno mismo. En este último caso, no hay que ser un gran experto ni se necesitan herramientas muy específicas.

1. Eleva el vehículo con un gato para trabajar más cómodo.

2. Quita el freno de mano y por la parte de debajo del vehículo localiza los cables del freno que conectan con las ruedas traseras.

3. Dichos cables cuentan con unas varillas y una tuerca. Esa es la tuerca de ajuste.

4. Tensa el cable ajustando la tuerca pero no tanto como para que al mover las ruedas traseras estas encuentren dificultad para ello.

5. Después retira la tapa protectora que está en la palanca del freno de mano de la parte interior del coche.

6. Ajusta la contratuerca.

7. Vuelve a comprobar que las ruedas traseras se mueven hacia la derecha y hacia la izquierda sin problema. En caso de que ofrezcan resistencia deberás aflojar un poco el ajuste.